El berrinche de Monreal.


Cual niño berrinchudo en el mercado cuando sus padres no le compran lo que quiere, el Senador Ricardo Monreal, del partido Morena, insiste en presentar una iniciativa de ley para regular las redes sociales en nuestro país. Su argumento, escuche usted, es que lo hace con el único fin de garantizar la libertad de expresión. Habrase visto semejante desvarío.


En su propuesta, Monreal apunta que las redes sociales utilizan el espacio público y/o concesiones del gobierno. Por ende, estas deben de prestarse a un riguroso cateo antes de que se les permita operar en el país. Algo así como cuando uno pretende viajar por avión, pero antes debe ser manoseado de pies a cabeza por el agente aeroportuario. El Senador plantea que la autorización venga por parte de la IFT.


Cualquiera que conoce un poco de tecnología informática actual sabe que las redes sociales son aplicaciones desarrolladas y operadas por empresas privadas (ninguna mexicana, por cierto) y que de ninguna manera son requisito u obligación para nadie. Cada quien es libre de usarlas y dejar de usarlas cuando quiera. Si a usted no le gustan, pues no las instale en su teléfono y listo.


Por eso seamos realistas. La única razón por la que al senador de repente y de porrazo le entró la urgencia de regular las redes sociales es porque claramente está consciente de como su movimiento va en picada, y que una de las herramientas principales para ese diagnóstico es, precisamente, la misma red social que en el pasado le sumó puntos para llegar al poder: Twitter. Conocedor del potencial de las masas, sobre todo cuando están enojadas, Monreal teme que estas desempeñen un papel importante en el derrocamiento de su movimiento en el 2021 y, por consecuencia, en el 2024. Y es que para nada es complicado entender que la denominada 4T cada día pierde seguidores a montones. Hay infinidad de ciudadanos responsables que votaron por un cambio, y que ahora se dan cuenta de que el cambio va en reversa y están arrepentidos. No lo digo yo, a mí no me crea, las pifias e incompetencias en este gobierno están a la orden del día y hablan por si solas.


Ahora, si queremos ser más específicos, la verdadera razón por la que el senador Monreal insiste en su desangelada propuesta es que, en días pasados, Twitter se dio a la tarea de suspender cuentas que claramente no acataban los lineamientos de su aplicación, lineamientos que la misma empresa te da a leer como advertencia cuando creas tu cuenta. Sorpresa que se llevaron todos en la 4T cuando se percataron que las cuentas suspendidas fueron, en su mayoría, cuentas pertenecientes a sus filas. Y eso —y nada más eso— fue lo que hizo ponerse verde de coraje al senador, y por eso decidió ponerse la armadura de paladín justiciero para velar por los intereses de todos los mexicanos (léase con sarcasmo).


Aquí es donde uno se pregunta: ¿en verdad queremos que nuestros servidores públicos —esos a los que nosotros mismos les otorgamos el poder para que nos representen— actúen berrinchudos y pretendan manipular las leyes cada que las cosas no salen a su favor? Que peligroso es que aquellos carentes del sentido común y con agenda establecida estén a cargo de presentar y aprobar las leyes de nuestro país, ¿no cree?


Monreal parece no darse cuenta de algo muy importante, y eso es que su intento por regular las redes sociales no es mas que un atentado en contra de la verdadera libertad de expresión. Los únicos países que hacen eso son China, Cuba, Venezuela, Rusia, y algunos más con el mismo estilo de represión en contra de su gente.


Mi propuesta para el senador Monreal es que deje de hacer corajes y mejor se ponga a trabajar en algo productivo. Una idea, por ejemplo, sería presentar una iniciativa de ley para que se pueda proceder legalmente contra quienes hacen mal uso de las redes sociales. Ahí cambia la cosa, ¿no? Eso, señor Monreal, sí sería un buen desquite de su sueldo.


(Debo confesar que me da curiosidad saber cómo pretende censurar algo que está en el aire, y que cualquiera con conexión a internet, de cualquier parte del mundo, puede acceder. ¿Si voy de viaje a EU desde allá sí puedo tuitear en contra de la 4t, o cómo?)


Ángel M. Huerta